Buscar
  • Raquel Peniche Ordóñez

Las flores de Georgia O'Keeffe

"La mayor parte de la gente en la ciudad corre tanto, que no tiene tiempo de mirar las flores. Quiero que las miren, lo quieran o no.

(…)Voy a pintar lo que veo, lo que significa la flor para mi. Pero voy a pintarla grande para persuadir a la gente de que se tome el tiempo necesario para contemplarla. Conseguiré incluso que lo hagan los atareados neoyorquinos."

Georgia O'Keeffe

O'Keeffe nace el 15 de noviembre de 1887. Es la segunda hija de siete niños y se cría en una finca en Winsconsin. Desde muy pequeña demuestra sus capacidades artísticas y en 1905, ya terminados sus estudios superiores, decide ingresar al Instituto de Arte en Chicago. En 1907 se inscribe en la Art Students League New York y en 1908 recibe el premio de naturaleza muerta que le otorga la Liga William Merritt Chase por su pintura Sin Título (Conejo muerto con olla de cobre).

Abandona el arte por cuatro años y en 1912, durante un curso de verano en la Universidad de Virginia, decide retomar su camino artístico. Las ideas de Arthur Wesely Dow influyen fuertemente en el estilo de Georgia. Dow sostenía que la meta del arte es la expresión de ideas y pensamientos personales del artista, representados en composiciones armoniosas mediante el trazo y el color.

En 1914 vuelve Georgia a Nueva York y en 1915 ingresa como maestra de arte en el la Universidad de Columbia. Durante esta época pinta una serie de dibujos abstractos al carbón en donde pone a prueba las ideas de Dow. Resultan tan innovadoras y son tan bien recibidas por el público, que en 1916 Alfred Stieglitz, su futuro esposo, expone sus obras en la famosa galería Avant-Garde 291.

Stieglitz desde 1923 y hasta su muerte en 1946, promueve el arte de su esposa en las galerías Anderson, The Intimate Gallery y en American Palace. Es así como Georgia empieza a darse a conocer como una de las artistas más prominentes de Norteamérica.

Cuando se esposo fallece, Georgia se muda a Nueva México y comienza a dibujar los paisajes escénicos de la región. Su capacidad para captar la esencia de la belleza natural del desierto llevaron a conocer esa área como el "Paisaje de O'Keeffe" o "O'Keeffe Country". Se dedica a pintar en la técnica de óleo sobre lienzo hasta la década de 1970, cuando su vista comienza a fallarle. A pesar de este impedimento, sigue produciendo obras a lápiz y acuarelas hasta 1982. Fallece en 1986 a la edad de 98 años.

Hoy en día su obra se exhibe en más de 100 colecciones públicas en Asía, Europa y América. Es considerada una de las máximas representantes de arte moderno de Estados Unidos. Sus cuadros forman parte de las colecciones de los principales museos de Nueva York, como el MOMA y el Centro para el Arte Feminista, Elisabeth A. Sackler del Museo Brooklyn. Georgia O'Keeffe forma parte del National Womens Hall of Fame y ha recibido numerosos premios, como la Medalla Nacional de las Artes de 1985.

Entre sus colecciones, ella pintó fabulosas flores y elementos botánicos que son para la artista "un reflejo de la sensualidad de la naturaleza". Mucha de su obra ha sido controvertida por ser un reflejo de la sexualidad femenina. Me parece que la artista representa a un modo muy personal las flores, alejadas de cualquier imagen convencional. Muestra el interior de éstas y refleja hasta los mínimos detalles a través de los acercamientos. Son obras de gran elegancia, casi abstractas, cuyas formas representan una sensualidad encubierta.

Los invito a conocer más de su obra en: http://www.okeeffemuseum.org/

Imagen: Red Canna, 1924. Georgia O'Keeffe obtenida de http://www.georgiaokeeffe.net/

Raquel P.

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo